La acidosis es provocada por una acumulación inadecuada de acidez o una pérdida importante de iones  alcalinos.

En  condiciones normales, la estabilidad del pH sanguíneo depende de nuestra ingestión de ácidos y de su excreción por los pulmones y los riñones.

Cuando el régimen  alimenticio no es equilibrado, o  nuestros riñones y/o pulmones no funcionan correctamente, el cuerpo no puede mantener un pH estable de 7,45. Los ácidos en exceso no son eliminados y nuestros fluidos tienen tendencia a volverse ácidos.

Una variación importante de nuestro pH sanguíneo puede ser mortal. Se debe mantener siempre entre 7.32 y 7.42.

Los síntomas de una acidosis pueden ser:

  • Cálculos renales
  • Dolores de cabeza
  • Respiración irregular (la respiración puede volverse  rápida y poco profunda con frecuentes suspiros)
  • Sequedad de la piel
  • Insomnio
  • Falta de energía vespertina
  • Nausea, vómitos, diarrea, pérdida del apetito
  • Las uñas poco fuertes y fácilmente rompibles
  • Trastornos del sistema nervioso

Las causas de una acidosis

La causa principal es una alimentación demasiado rica en alimentos acidificantes (carnes, lácteos, huevos, alcohol, azúcares, entre otros). Esto significa que si podemos controlar  nuestra alimentación, podemos hacer volver nuestro pH a sus valores óptimos. Ademas de la alimentacion hay otros factores que elevan la acidez en el cuerpo como por ejemplo:

  • Consumo excesivo de ciertos medicamentos.
  • El estrés, depresión, cansancio…
  • El sedentarismo: cuando hacemos ejercicio nuestros pulmones solicitan oxigeno, aumentando la frecuencia de nuestra respiración. La oxigenación de los tejidos favorece la eliminación de los ácidos, al contrario, cuando estas sedentario tu cuerpo guarda los ácidos.

Como nuestro cuerpo reacciona y regula  la acidosis

Nuestro cuerpo, en cierta medida, puede amortizar la acidez, utilizando para ello compuestos de la sangre que son alcalinos. La sangre debe obtener suficientes bases de los alimentos, en caso de carencia, ésta busca mecanismos para preservar el equilibrio, uno es el depósito de ácidos en los tejidos, lo que genera, reuma, problemas circulatorios, calculos renales, etc., otro mecanismo es recurrir a su reserva alcalina, consumiendo el calcio, magnesio, potasio, depositados en huesos, articulaciones, etc.

Las células de nuestro cuerpo necesitan alimentarse, eliminar residuos y renovarse constantemente. Para estas funciones la sangre es fundamental, lleva nutrientes, como el oxígeno, y retira residuos tóxicos.

Si no se encuentra bastante de estos “iones alcalinos” de la alimentación, va  entonces a  movilizar el calcio de los huesos y de los dientes, y el potasio de los músculos para neutralizar la acidez sanguínea.

Así funciona el mecanismo de descalcificación y desmineralización, estos llevan al desgaste de huesos, degeneración de las articulaciones, cabello débil, lesiones en mucosas, afecciones en vías respiratorias.

Desgraciadamente una acidosis puede pasar inadvertido durante varias años.

Una acidosis crónica puede conducir a:

  • Daños cardiovasculares.
  • Una aceleración de los daños hecho por los radicales libres, contribuyendo probablemente a mutaciones  de células en células cancerosas.
  • Un envejecimiento prematuro.
  • La osteoporosis.
  • Dolores reumáticos, musculares y articulares.
  • Cálculos renales y  cálculos biliares.
  • Una baja de la energía corporal  y un cansancio crónico…

Normalmente estos síntomas no se asocian con la acidez, un ejemplo es la osteoporosis, erróneamente se la combate con alimentos lácteos que por su aporte ácido, agrava el problema.  La solución es alcalinizar el organismo para neutralizar su acidez.

Alcalinidad: Alimentos Alcalinos

  • Uva fresca
  • Almendras
  • Dátiles
  • Remolacha
  • Zanahoria
  • Apio
  • Melón
  • Pomelos
  • Repollo
  • Tomate
  • Limón
  • Manzana

Acidez: Alimentos Ácidos

  • Tocino
  • Pollo hervido
  • Carne de vacuno
  • Clara de huevo
  • Nueces
  • Salmón fresco
  • Caballa fresca
  • Pan de harina refinada
  • Queso de vaca
  • Arroz blanco hervido
  • Pasta con harina refinada